El pádel, deporte de pareja


Lo que al inicio parece una decisión menor en este deporte, ya que habitualmente se juega con compañeros muy diversos, acaba por ser uno de los factores que más condiciona el éxito o el fracaso de una persona en su carrera deportiva en el pádel. Estamos hablando de la elección de nuestro compañero de juego, de nuestra pareja de pádel,  y queremos ayudarte en esta difícil decisión.

No queremos decir con estas primeras líneas que cada uno tenga que tener su compañero para jugar todas las partidas, es muy sano para el deporte y para los jugadores participar en partidas o torneos con diversos compañeros, sobre todo en los inicios, pero sí es muy importante, a raíz que decidamos tomarnos el pádel algo más en serio, tener nuestro compañero con el que jugaremos los torneos y entrenaremos.

Seguro que alguien y, además alguien que todavía no ha tenido ninguna pareja “fija” en este deporte, está pensando que esta decisión no es tan importante, “total, si puedes cambiar cuando quieras de compañero….”. Sí, esta es una opinión muy sencilla cuando no has tenido ningún compañero fijo, cuando no has estado con alguien compitiendo y entrenando durante al menos un año. Cuando estos factores se dan, entre tu compañero y tú pasa a existir un vínculo muy semejante al que se crea entre el jugador y su pareja sentimental (sin pensar cosas extrañas, por supuesto). A lo que me refiero es a que quizá llega un momento después de un largo periodo trabajando juntos, en que te das cuenta que no quieres seguir con él, o simplemente te apetece cambiar.

Perfecto, sabemos que queremos decírselo, además preparamos un discurso más o menos agradable para dejarle claro que simplemente es una decisión que tomas para que los dos mejoréis, incluso que quizá en un futuro podéis volveros a juntar. Estos primeros pasos son muy acertados darlos, pero lo complicado, al igual que cuando ocurre esta misma situación en que quieres dejar una relación con tu chico o chica y ya tienes todo preparado, viene a continuación, en el momento de soltar el discurso. Nunca, y quiero decir NUNCA, parece el momento adecuado (ahora no que está acompañado, ahora no que no hay nadie, ahora no que está enfadado… todo son excusas).

O tienes esta decisión muy muy clara y sabes que está entorpeciendo claramente tu futuro, o es muy probable que llegados a este momento, si no tienes del todo claro su sustituto o que te esté perjudicando, decidas aguantar un añito más (o empezar el año con él, lo que al final significará un año más juntos). Por todo esto nos parece que la elección de un buen compañero es fundamental una vez que decidimos jugar con alguien de manera “fija”.

Como has visto, si estás tomando esta decisión, va a ser mucho más importante de lo que parece, por ello queremos ayudarte dándote algunas claves que creemos te ayudarán:

  • Nunca te decidas a ser compañero “fijo”, ni siquiera a comenzar a entrenar, con alguien con quien no has disputado un mínimo de 15 partidos como compañeros y 15 partidos como rivales. Este mínimo de partidos te ayudará a saber cuáles son las virtudes y defectos de tu rival dentro de la pista (no nos referimos a su nivel, sino a sus manías, carácter…) Si tras este número prudencial de partidos no te ha sacado de tus casillas en algún momento, o no es el típico jugador que te pone muy nervioso cuando el partido se pone cuesta arriba, puede ser una buena opción a tener en cuenta. Sigamos viendo.
  • Analiza cuáles son tus jugadores favoritos del circuito. Esto te dará una idea de las características que te gusta que tenga un jugador, y ya que más o menos podemos elegir, vamos a buscar entre las opciones que más nos gustan. Si tus jugadores favoritos son Bela y Lima busca un jugador que sea muy regular, no es necesario que sea un fuera de serie técnicamente, pero sí que sea lo que se conoce como “un cansino” jugando a pádel; si tus jugadores favoritos son del estilo de Juan Martín Díaz y Cristian Gutierrez búscate un jugador que tenga mucha clase, que sepa poner muy bien la bola donde quiera, aunque de vez en cuando este exceso de riesgo te cueste algún punto, te encanta esa forma de jugar; si tus jugadores preferidos son Paquito Navarro o Mati Díaz no tengas ninguna duda, buscas a un auténtico gladiador que no de ninguna bola por perdida nunca. Un jugador rápido y que sepa defender relativamente bien las bolas más complicadas que se dan en un partido. Busca un jugador de las características que más te gusten dentro de tu club o tu círculo de conocidos. Pero recuerda también cuál es tu modo de jugar, e intenta que sea un tipo de juego que se adapte bien al tuyo.
  • Este no es un factor fundamental, pero nos parece importante incluirlo y va muy ligado al factor del que hablaremos en el punto 4. Es conveniente que la diferencia de edad entre los jugadores que componen una pareja no sea demasiado grande, ya que esto afectará en dos situaciones, la relación fuera de la pista (habitualmente tendremos más cosas en común con alguien de edad semejante), y sobre los objetivos que nos planteamos (punto del que hablamos a continuación).
  • Una vez que tenemos a un jugador que nos aguanta y al que aguantamos bien tanto dentro como fuera de la pista; su estilo de juego se adapta bastante bien al tuyo, además de que te gusta esa forma de jugar que tiene; y además la diferencia de edad no es demasiado grande, llegamos al punto clave, el factor que decidirá si una pareja puede funcionar o si están abocados al desastre. Estoy hablando del significado que para cada uno tiene el pádel (lo que engloba los objetivos que se marcan). Es fundamental tener un periodo de reflexión para saber qué significa para nuestro posible compañero el pádel, y cuáles son sus objetivos a corto y medio plazo (1-2 años). Si es posible mantener una conversación con él en la que cada uno exponga su idea sería lo mejor. El motivo por el que este factor es tan importante es muy sencillo, si nos encontramos en una barca con un compañero en medio del mar, con una isla a 20 km en el norte y otro isla a 20 km en el sur, conseguiremos tocar tierra mucho antes si ambos tripulantes reman hacia la misma isla. Algo semejante ocurre en este deporte, y por ello es muy importante poder comentar cuales son nuestras metas, o cómo nos gustaría estar en 1 año. Pongo un ejemplo muy claro, dos jugadores de 20 años deciden unir sus caminos y entrenar juntos. Uno de ellos tiene el objetivo de estar jugando previos de WPT y Challenger en 2 años, mientras que el otro juega en un equipo de fútbol, le gustaría en 1 año ganar el torneo de su club donde hay bastante nivel, pero se ve jugando en 2ªB con el equipo de fútbol de su pueblo. Pues bien, esta pareja, obviamente, está abocada al desastre, puesto que el esfuerzo que requiere llegar a jugar previas de WPT o Challenger poco o nada tiene que ver con el que requiere jugar en 2ªB. Por lo tanto, y aunque en los últimos tiempos es algo que se ve de manera más o menos común, no somos partidarios de pagar a nadie para conseguir subir más rápido o ganar puntos, si queremos una buena carrera deportiva, será mucho mejor para ti buscar a un compañero adecuado e ir subiendo escalones poco a poco y siempre juntos, replanteando los objetivos según vaya avanzando vuestro camino.
  • Si seguís los pasos anteriormente dichos y todo parece encajar… ¡PERFECTO! Podéis estar ante vuestra pareja ideal. No obstante sed prudentes, conoceros durante un tiempo más, jugar juntos, empezar a entrenar sin ningún compromiso. Si tras un par de meses todo sigue para adelante, no dudéis en sentaros a hablar con vuestro compañero para “formalizar” esta relación que sin darnos cuenta empezó hace algo de tiempo y poco a poco ha ido haciéndose más fuerte.

Espero que tras la lectura de este artículo tengas más claro quién es tu compañero ideal, quien es tu pareja de pádel y, sobre todo, espero que la elección sea la acertada y dentro de poco tiempo empecéis a ver cumplidos los objetivos que os marcasteis al inicio.

¡Desde AprendePadel os deseamos mucho pádel juntos!

Diego Salinas

Si te ha gustado el artículo compártelo, quizá otro jugador necesite también esta u otra ayuda.

GRACIAS