La batalla de los reyes: segundo asalto


Durante el Máster de Málaga del WPT se pudieron ver grandes partidos. Parejas que, tras el segundo baile de compañeros, empiezan a compenetrarse y a jugar cada vez mejor. Una de estas parejas nuevas que me dejó muy buen sabor de boca fue la formada por Maxi Grabiel y Ramiro Moyano. Durante todo el torneo jugaron muy muy bien, así como también lo hicieron en el partido en el que cayeron eliminados ante Bela y Lima, al menos durante el primer set. Es cierto que el segundo set fue poco más que una formalidad para los campeones, algo que podemos entender tras la dura batalla que supuso el primer set y la poca moral que debe aportar ver como son los depredadores Bela y Lima los que se llevan el gato al agua.

Dicho esto me gustaría centrarme en lo que la gran final de este Máster deparaba, la segunda parte (seguro que no la última) de los enfrentamientos entre Bela y Juan Martín, sin olvidar a sus compañeros, Lima y Maxi Sánchez respectivamente.

Tras la final del pasado Open en Mallorca, en el que tras un muy buen inicio de la nueva dupla Juan Martín y Maxi Sánchez, y justo cuando conseguían el break que parecía que les podía dar el primer set, encajaron un parcial de 10-0 favorable a Bela y Lima que les coronaba como reyes, también en Mallorca. Ese parcial tan abrumador se le achacaba en gran medida a un, a partir del break, mucho más inseguro Maxi Sánchez, así como a la falta de protagonismo de Juan Martín.

Entre todos los aficionados quedó una duda, ¿fue eso un accidente? ¿Una falta de concentración? ¿Un exceso de tensión? ¿O realmente Bela y Lima son tan superiores a la pareja formada por Juan Martín y Maxi? Esa duda quedó en el aire en Mallorca, pero todo hacía presagiar que, tras la finalización de las semifinales y la confirmación de Bela y Lima vs Juan Martín y Maxi en la final, esa duda debería aclararse en Málaga, ante el público del Martín Carpena, que estaba deseoso de ver un gran partido y un partido con alternativas. Y así lo fue, aunque quizá la duda no llegó a solventarse.

El partido comenzó con un Lima, como siempre, con mucha hambre de ganar, pero su compañero Fernando Belasteguín comenzó el partido bastante irregular y con muchos errores no forzados. Si unimos esto al gran inicio de Juan Martín, aparentemente con más confianza, y a la regularidad de Maxi durante el inicio de este partido, el resultado que se obtiene es un inicio devastador, y así lo reflejaba el marcador, 4-0 favorable a Juan Martín y Maxi y servicio para Juan Martín. Nada más y nada menos que dos breaks a favor, lo que parecía anunciar que el primer set sería para ellos.

A pesar del resultado tan favorable, en el ambiente había tensión, Bela y Lima seguían gritando y luchando cada punto a la vez que cada vez se veía más dubitativa a la pareja rival, sobre todo a Maxi Sánchez. Una serie de despistes provocaron lo que no debería haber sido más que un accidente, el break favorable a Bela y Lima, y su correspondiente 4-1. Pero este “accidente” pronto se vio que no iba a quedar sólo en eso, pues seguidamente, tras ganar el saque propio, volvieron a romper el saque, en esta ocasión de Maxi Sánchez, colocando el 4-4 y reviviendo a todos los fantasmas de hacía sólo 15 días. El set avanzó hasta el 6-6, momento en el que se enfrentarían en un tie-break que daba la sensación de ser vital para Juan Martín y Maxi, y únicamente una buena oportunidad para ponerse por delante en el caso de Bela y Lima.

Estos últimos mostraban confianza, y mostraban que aun perdiendo el set podrían ganar posteriormente el partido. Algo contrapuesto a la sensación que dejaban entrever la pareja formada por Maxi y Juan Martín.

El set cayó del lado de Bela y Lima ante una pareja que parecía estar lamentando lo pasado al inicio del set, en lugar de intentar ganar el tie-break.

Así se llegaba a una situación complicada, tras un 4-0, de nuevo los nervios, la falta de regularidad… habían llevado a Juan Martín y Maxi a entregar el set a Bela y Lima, dos jugadores que sabido por todos es que no perdonan una oportunidad.

El inicio del segundo set iba a ser primordial para Juan Martín y Maxi, pero la cabeza de Juan Martín seguía en ese 4-0 del primer set, y el brazo de Maxi cada vez se encogía más y más. Rápidamente el marcador mostraba un resultado de 5-0 favorable a Bela y Lima, y la final estaba acabada… O eso parecía, aunque bien es sabido por todos que en deporte nunca se puede dar por acabado nada, hasta que realmente finaliza.

En el descanso y cambio de pista, Belasteguin solicitó la presencia del fisioterapeuta por unas molestias, aparentemente no demasiado intensas, en el muslo. A la vuelta del descanso, Bela y Lima restarían el saque de Juan Martín para coronarse campeones, aunque ese momento tendría que esperar. A pesar de conseguir una bola de partido, Juan Martín y Maxi lograron anotarse su primer juego en el segundo set, ante unas muestras de dolor cada vez más evidentes de Fernando Belasteguín.

Con 5-1 y servicio para Lima todo hacía presagiar el acabaría el partido, pero Belasteguín ya no podía apenas mantenerse en pie y se produjo la rotura que permitía a Juan Martín y Maxi agarrarse al partido. Durante el siguiente descanso, Belasteguin volvió a necesitar el tratamiento del fisioterapeuta, y a la vuelta, con el servicio de Maxi Sánchez, Fernando tomó la decisión de no moverse, Lima y Bela se jugaban todo a una carta, el saque de Fernando Belasteguín con 5-3 en el marcador era su jugada. Si esta jugada fallaba, todo hacia prever una retirada de la dupla, coronando entonces a Juan Martín y Maxi Sánchez. Esta situación tan compleja hizo que todo el público y los aficionados que seguíamos el partido nos mordiésemos las uñas. Bela se movía a duras penas, se veía el sufrimiento en su cara, pero era su última baza. Tenían el partido ganado, y ahora estaban de nuevo a un paso de ganarlo, pero también se veía en el horizonte, y cada vez más próxima, la retirada del partido. Bela sacó fuerzas de donde únicamente había dolor. Lima cubrió la pista donde su compañero no podía llegar. Supieron acortar los puntos con grandes remates y, finalmente, en su tercera bola de partido, lograron cerrar el partido a su favor.

Un partido extraño, con muchas alternativas, pero que nos deja sin resolver la duda que quedó desde el Open de Mallorca: ¿Son Bela y Lima tan superiores a sus rivales?

En mi opinión, la respuesta es no, no son tan superiores. Juan Martín, como ya ha confesado, está en un momento de baja confianza que le lleva a una mayor inseguridad. Su compañero actual, Maxi Sánchez, muestra en cada partido, también en las finales, el gran juego y la potencia que tiene, pero en los momentos clave, cuando van por arriba y deben concluir el partido o el set, la alargada sombra de Belasteguín, las odiosas comparaciones entre jugadores, parecen aparecer y el juego que despliega habitualmente se desvanece dejando paso a un Maxi débil e irregular.

En mi opinión, la dupla formada por Maxi y Juan Martín necesitan un golpe de suerte, necesitan levantar su primera copa, mostrar a todo el mundo, especialmente a ellos mismos que son capaces, y a partir de ahí todo será más fácil.

Este es el análisis que hacemos desde AprendePadel de los actuales líderes de la clasificación WPT y la situación ante la que nos encontramos.

Sin más, quedamos a la espera, y deseando ver que nos depararán los próximos torneos de esta temporada que se presentaba apasionante, y no está defraudando en absoluto.

 Sin más os dejamos.

Muchas gracias, y mucho pádel.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *