Diferencia entre las pelotas de pádel y las pelotas de tenis


Muchos practicantes de pádel piensan que las pelotas de pádel y las pelotas de tenis son iguales, y por lo tanto sirven para ambos deportes. Esta hipótesis se fortalece si vemos el gran uso que se les da a las famosas Head (bolas duraderas y baratas gracias a su pobre embalaje) tanto en clubes de pádel como en clubes de tenis, principalmente para impartir las clases. No obstante, aquí vamos a ver cuáles son las semejanzas y las diferencias entre las bolas que se usan en cada deporte, y veremos como sí es necesario utilizar una bola distinta en la práctica de pádel o de tenis. Más todavía si buscamos organizar algún tipo de torneo, puesto que el material a utilizar se describe específicamente en el reglamento de ambos deportes.

Bien es cierto que a simple vista es complicado o imposible ver las diferencias. Es por ello que durante este artículo vamos a explicarte las características de cada tipo de bola.

  • Peso: si este fuera el único factor que determinara para qué sirve cada bola, todas las pelotas de tenis serviría para jugar a pádel, pero no todas las pelotas de pádel servirían para jugar a tenis. Esto se debe a que el rango de peso que permite el reglamento para las pelotas de pádel es mayor (entre 56 y 59,5 gramos), mientras que las pelotas de tenis deben tener un peso situado entre (56,7 y 58,5 gramos).
  • Diámetro: Pasa exactamente lo mismo que en el apartado anterior. El reglamento de tenis con respecto al diámetro de la bola es más estricto que le de pádel, permitiendo un rango menor. Las pelotas de pádel deben tener un diámetro situado entre 6,35 y 6,77 cm, mientras que el reglamento de tenis exige que la bola tenga un diámetro mayor de 6,35 cm y menor de 6,67 cm.
  • Presión: La presión es el factor que mayores diferencia muestra entre las bolas de pádel y de tenis, lo que hace que un deporte sea más rápido (tenis), mientras que el pádel es un deporte algo más lento, ya que las dimensiones también son más pequeñas y existen numerosos rebotes. Esto se consigue reduciendo la presión de las bolas de pádel con respecto a las bolas de tenis. Las bolas de pádel deben tener una presión situada entre 4,6 y 5,2 kg por cada 2,54 cm cuadrados, mientras que la presión que tendrá una pelota de tenis reglamentaria será más alta, situándose en los 5,6 kg por cada 2,54 cm cuadrados. Este factor con las bolas de tenis puede variar más, puesto que debido a la gran diversidad de países donde se disputan torneos, la presión de la bola irá en relación con la presión de la zona donde se juega (no es lo mismo jugar al nivel del mar que jugar a 2000 metros de altura)
  • Rebote: al tratarse uno de un deporte más lento (pádel), y otro de un deporte más rápido (tenis), el rebote de las pelotas de tenis (al igual que la presión) serán mayores que el de las pelotas de pádel. Con la prueba estándar que se realiza, que es dejar caer la bola desde una altura de 2,54 metros sobre una superficie dura, las bolas de pádel tendrán un rebote entre 135 y 145 cm, mientras que las pelotas de tenis podrán tener un rebote comprendido entre los 135 y los 147 cm cuando se dejan caer desde esa misma distancia de 2,54 metros. Como ya hemos dicho, en las pelotas de tenis se producen excepciones cuando se juega a gran altura.

Por lo tanto, como hemos visto en este artículo, las pelotas de pádel y las pelotas de tenis son muy semejantes, aunque reglamentariamente no son iguales.

¿Se puede jugar a tenis con una pelota de pádel? ¿Se puede jugar a pádel con una pelota de tenis? Sí, no obstante no es lo adecuado para la práctica y mejora en el deporte, además de que, más las palas de pádel que las raquetas de tenis, sufrirán más y puede reducirse su durabilidad considerablemente si no se utiliza con la pelota adecuada. Todavía más importante es que reglamentariamente no se puede jugar a un deporte con una bola que no cumpla las características exigidas por ese deporte.