Como cuidar tu pala


Cuando comenzamos a adentrarnos en el mundo del pádel, nos damos cuenta de que nuestra herramienta principal, la pala, tiene una duración mucho menor que la raqueta de tenis (si es que hemos pasado por este deporte antes). Por tanto como cuidar tu pala, se convierte en una de las prioridades.

Mientras que la raqueta de tenis puede durarte años, si la cuidas bien y cambiando únicamente el cordaje, que recibe el impacto continuo de la bola. La pala de pádel puede durarte meses, o un año como mucho, momento a partir del cual o se rompe o comienza a perder muchas de sus prestaciones.

Viendo lo corta que es su duración, parece lógico ser cuidadosos con su mantenimiento, para aumentar su duración, y conseguir así aumentar las prestaciones que nos llevaron a comprarla.

Así pues te damos unos breves consejos de cómo cuidar las diferentes partes de tu pala:

El puño

Es una parte fundamental, ya que es la parte de la pala que esta continuamente en contacto con nuestra mano. El roce y el sudor pueden desgastarlo con mucha facilidad, además de empeorar nuestro juego en gran medida.

Lo ideal es usar un grip, que absorba el sudor y disminuya la fricción con el puño de la pala. Y por encima del grip utilizar también un overgrip (son aquellos grips que en lugar de colocarse sobre el puño de la pala se colocan ya sobre el primer grip).

Los jugadores profesionales llegan a utilizar más de 5 overgrips.

El marco

Es la parte de la pala que más desgaste tiene, principalmente cuando comenzamos a jugar a pádel y no tenemos un gran nivel. Ya que no es nada raro que golpeemos el marco contra el cristal o contra el suelo en mitad de un partido. Estos golpes que a primera vista parece que solo producen arañazos en el marco, pueden provocar futuras grietas en el marco y superficie, por lo que hay que tener especial cuidado.

Una de las mejores soluciones es comprar un protector de marco en cualquier tienda, que se suelen adherir mediante calor a la pala, y proporciona una protección de calidad.

El único problema es que aumenta el peso de la pala.

La superficie

Es la parte clave de la pala, ya que es la que golpea y está en continuo contacto con la bola, de la misma manera que las cuerdas de la raqueta de tenis. La gran diferencia radica en que a diferencia del cordaje de la raqueta puede cambiarse, la superficie de la pala de pádel es constante y tiende a deteriorarse, por ello es importante su mantenimiento y evitar algunos hábitos que suelen acelerar este deterioro:

  • En verano la pala se ve afectada por el calor, por lo que deberíamos guardarla en un lugar con una temperatura constante y regulada, fuera del alcance del calor y del sol.
  • Es muy mala idea dejarla en el jardín o terraza expuesta al sol, o incluso dejarla en el maletero del coche varios días.
  • En invierno la pala suele terminar mojada debido a la humedad y la posible lluvia en caso de jugar en exterior. Por ello es muy importante realizar un secado de la pala antes de volver a guardarla en el paletero.